lunes, 10 de junio de 2013

Capitulo 15

Como veo que todo el mundo ansiaba el capitulo 15, y ya iba siendo hora de subirlos, ¡aquí os lo dejo!
Espero que os guste, aunque lo de Jennifer... Aun va para largo.

Un beso <3

P.D. ¡Comentad, por favor!
En la habitación de Raúl.       
La tiene que llamar, tiene una necesidad tremenda de oír su voz.
Ya ha pasado toda la tarde, así que no quedará como un pesado, solo como su novio. Su novio. Le gusta eso; que le reconozcan como su novio.
Se levanta de la cama de un salto y se abalanza sobre su móvil. Marca su número y espera. Al tercer bip Valeria coge el teléfono.
-Hola amor- responde Valeria con una voz suave
-Hola cariño, llevo pensando en ti toda la tarde
Una risita se oye al otro lado de la línea.
-No te rías, es cierto- replica Raúl
-Lo siento- se disculpa Valeria con voz de niña pequeña- me apetece verte. ¿Puedes recogerme ahora?
A Raúl se le iluminan los ojos cuando oye aquello. Lleva toda la tarde pensando en ella, él también tiene unas ganas tremendas de verle.
-Si claro, en diez minutos estoy en tu casa.
-Vale, hasta ahora cariño
-Hasta ahora cielo
Raúl cuelga el teléfono y sale corriendo de la habitación con las llaves del coche en la mano.
-¡Mamá, hoy no ceno en casa!- grita mientras sale de casa
-¡No vuelvas tarde!- responde la madre
-¡Vale!
Hace frío. Las estrellas ya se han adueñado del cielo, como cada noche. Raúl sube al coche y lo arranca rápido.
En diez minutos está frente la casa de Valeria. Ella le está esperando fuera. Está tan guapa como siempre.
-¡Dios que frío!- protesta Valeria en cuanto se sube al coche
-Bueno, yo puedo calentarte si quieres- contesta Raúl en un tono burlón
-Mira que eres tonto- replica Valeria con una sonrisa en la cara
Raúl se inclina sobre ella y le besa con dulzura.
-Te quiero- le susurra en el oído
-Y yo
Y los dos se vuelven a perder en un largo beso.
En una calle de Madrid.
Yago está contento. Su amigo tiene muchas más posibilidades de vida de las que se creía, además, el viernes llegará Julia a su casa.
Julia. ¿Cómo puede alguien enamorarse en una semana y media? No lo sabe, pero es posible; él lo sabe mejor que nadie.
Son más de las ocho de la tarde, pero no le apetece irse a casa. Paseará un poco más escuchando música.
Saca su móvil y saca los auriculares a través de los cuales se puede escuchar El Error, de Maldita Nerea.
Le encanta esa canción, y quizá sea un buen momento para escucharla, así que la deja sonar.
No quiero averiguar el cómo,
prefiero entretenerme en el qué,
los sueños no navegan solos,
las luces no se encienden sin fe…
Y con Maldita Nerea de fondo, se pierde en sus pensamientos.
En Barcelona.
Sigue mal por lo de Miguel, pero tiene que intentar olvidarlo; no puede hacer nada, es lo que ella siente.
Además hay otra cosa que le preocupa: su hermana. ¿Qué le pasa? Está rara, y Julia sabe que ella no es así normalmente. Le preocupa un poco irse ahora. La dejará sola con sus padres, los cuales, a veces, pueden resultar demasiado agobiantes. Hablará con ella mañana, ahora no le apetece hacer nada. A pesar de esto, su móvil suena obligándole a contestar.
-¿Si?- pregunta Julia
-Hola, soy yo- contesta Sara-¿Qué tal?
-Hola Sara. Bueno…
-¿Qué pasó?
-Hoy corté con Miguel
-¿Enserio? Lo había oído en el instituto, pero no me lo creí. También escuché que había ido la policía a por él, ¿es cierto?
-Si, por desgracia es cierto. Se cabreó tanto que empezó a pelearse con un chico que estaba en la puerta
-Pobre… Pero, ¿por qué habéis cortado?
-Porque dejé de sentir lo mismo por él. Creo que estoy enamorada de otro chico, es de Madrid, y el viernes me voy con él a pasar el verano.
-¡Madre mía! Estás como una cabra, tía. ¿Te han dejado tus padres?
-Sí, aunque al principio mi padre no quería que fuera
-¡Normal! No lo conoces de nada…
-Tengo tiempo de conocerlo en verano…
-Mira que eres guarra eh…
-¿Guarra? Pero si no he hecho nada
-Pero lo harás
-Quizá…
Una risa alocada se oye al otro lado del teléfono. A pesar de que no lo parezca Sara es la más sensata. Le gustan las locuras, pero su punto límite no es nada comparado con el de Julia.
-Bueno, me tengo que ir a cenar, que hay abajo un rubio que está que te cagas- dice Sara
-¿Quién es?- pregunta Julia interesada
-Es un hipster alemán hijo de unos amigos de mis padres- responde Sara- pero es para mí, ¿eh?
-Si si, todo tuyo. Un beso- dice con una sonrisa en la cara
-Otro
Y ambas cuelgan a la vez.
A Julia no le apetece hacer nada, por lo que se tira en la cama con los cascos puestos y se deja llevar.
En un coche, circulando por las calles de Madrid.
-¿A dónde vamos?- pregunta Valeria
-¿A dónde quieres ir?
-A cualquier lado si estoy contigo- contesta Valeria-¿vamos al Parque del Retiro?
-Vale, no creo que haya mucha gente un miércoles por la noche
-Eso es bueno, ¿no?
-Depende de lo que quieras hacer allí es bueno o no
-Para lo que yo quiero hacer, es bueno que no haya gente
En otro lugar de la misma ciudad.
Son más de las nueve de la noche, así que Yago decide volver a casa.
Piensa en Julia. Solo dos días y la tendrá junto a él. ¿Qué hará cuando esté con ella? ¿Se atreverá a darle un beso? ¿Y si ella no siente lo mismo? Son demasiadas preguntas. Ya lo pensará cuando llegue el momento. Ahora tiene que buscar la forma de ir a buscarla al aeropuerto. Sus padres no están y no tiene quién le lleve, así que solo se le ocurre una opción: coger el coche de su madre.
Sigue caminando en dirección a su casa. Esta vez camina sin música. Solo. Con el ruido de los coches que pasan veloces por su lado. Piensa. En ella, claramente. Lleva toda la semana pensando en ella preguntándose cómo es posible que en tan poco tiempo se enamore. Pero es cierto. Se enamoró.
Antes de que pueda seguir pensando está ante la puerta de su casa. Saca la llave del bolsillo y abre.
-¡Hola, ya estoy en casa!
-Hola, ¿has cenado?
-No, aun no, ¿vosotros?
-Tampoco. Corre a ducharte que te esperamos. Además, he hecho lasaña.
-Gracias mamá.
Su madre es, probablemente, la mejor cocinera que conoce. Prefiere comer en casa a cualquier restaurante caro de las zonas más prestigiosas de su ciudad.
Corriendo se dirige hasta su cuarto. Se desviste y se mete en la ducha. Cinco minutos más tarde está listo para ir a cenar.
-Mañana al mediodía nos vamos, así que no nos estaremos cuando llegues del instituto.
-¿Os vais al mediodía? Vale, no pasa nada, ya me hago yo la comida.
-Con esto lo que te quiero decir es que, de mañana en adelante, durante todo el verano, vas a tener que hacer las tareas en casa, o por lo menos, ensuciar menos de lo normal. No quiero que esto parezca una cuadra cuando vuelva.
Yago sonríe.
-Que si mamá…
En otra ciudad.
-Toma, tu billete de avión. Sales de aquí a las cinco.
-Gracias papá- dice Julia a su padre mientras se levanta de la cama y le da un beso.
-A ver qué haces, eh… No quiero tener un nieto antes de tiempo
Julia se queda atónita al oír aquello de la boca de su padre.
-Tranquilo papá, no pasará nada.
-Eso espero.
Cuando su padre sale de la habitación Julia cierra la puerta. No puede evitar reírse ante el comentario del nieto antes de tiempo. Pero no es una risa. Realmente es una cosa seria. ¿Qué pasará cuando llegue? ¿Qué sentirá Yago por ella?
A pesar de que solo faltan dos días, no le va a dar más vueltas. Cuando se baje del avión en Barajas ya decidirá.
Se acuesta en su cama y apaga el ordenador. Tiene sueño. Así que decide dormir.
Apaga la luz y apenas diez minutos más tarde ya está dormida como un tronco.
En El Retiro; en Madrid.
Valeria se siente genial de la mano de Raúl caminando por aquel precioso parque. Como Raúl le había dicho antes; no hay mucha gente. Solo dos parejas más; una de ancianos y otra formada por dos jóvenes de la edad de Valeria y Raúl.
Al fijarse, la chica le resulta muy familiar. No la del chico, que es muy guapo con un cabello oscuro. Parece extranjero. Italiano quizás. Sin duda no lo había visto antes.
Cuando la joven pareja se sienta en el banco Valeria los puede contemplar mejor. La chica es bastante alta; un metro sesenta, más o menos. Tiene el pelo largo y de un marrón claro. Sus ojos son grandes y marrones. En cuanto los ve Valeria la identifica.
-Blanca…
-¿Qué dices, cariño?
-¿Ves aquella chica de allí? La que está justo en frente nuestra- Valeria mira hacia Raúl para disimular
-¿La que le está metiendo la lengua hasta el fondo al italiano aquel?
Valeria se gira incrédula hacía la pareja. Para su asombro, Raúl estaba en lo cierto.
-Sí, esa- contesta incómoda- la chica es muy amiga mía
-¿Ah sí? Y… ¿No es un poco joven para el estudiante de medicina con el que se está liando?
-¿Estudiante de medicina?- pregunta Valeria extrañada
-Sí, tiene veintidós años. Nos consiguió unos carnés falsos el mes pasado- contesta Raúl- mira ven, vamos a hablar con ellos
Valeria le agarra.
-No, les cortaremos el rollo
-Será lo mejor. A este paso acabaran haciéndolo en cualquier banco- replica mientras arrastra a Valeria que lo agarra por el brazo.
Valeria no da crédito a lo que oye por parte de su novio. Pero tampoco a lo que ve.
-¡Eh! ¡No te pases! Es mi amiga
No le dio tiempo a protestar más. Cuando se quiso dar cuenta estaban a apenas diez metros de la pareja.
-¡Marco!- grita Raúl-¡Marco!
En el instante en el que segundo grito sale de la boca de Raúl el italiano se gira sin dejar de agarrar a Blanca por la cintura.
-¡Raúl! ¡Qué sorpresa!- exclama Marco con un acento italiano bastante marcado
Blanca se gira para ver con quién habla su chico y ve a Valeria de la mano del joven con el que novio hablaba.
-¡¿Valeria?!- exclama Blanca al verla
-Veo que os conocíais- dice Marco
-Es mi mejor amiga, pero me acabo de enterar de que está saliendo contigo- contesta Valeria mostrando su incomodidad.
-Bueno, ¿por qué no nos tomamos algo? Si es que no tenéis otros planes- propone Raúl
-De acuerdo, vayamos a tomar algo
Cruzan el parque para dirigirse a una cafetería. Las parejas se deshacen y se vuelven a formar otras; los chicos delante y las chicas detrás.
-Anda que ya te vale guapa…- exclama Valeria
-Lo siento…- se disculpa Blanca- es el que conocí en la discoteca. Estamos saliendo.
-Sí, ya lo sé. ¿Y en qué curso está? ¡Ah no! Espera, es mejor preguntar por la facultad
-Solo tiene veintidós años…
-¡¿Solo?! A ti se te fue la olla tía… Menos mal que no está estudiando derecho, porque iba bueno para abogado…
-Já, que graciosa eres Val…
-¡Chicas, que os quedáis atrás!-grita Raúl
Valeria y Blanca aceleran el paso hasta estar prácticamente a la altura de los chicos.
-¿Entramos en este pub?- propones Marco
-Como queráis- contesta Valeria sin mostrar mucho interés
Marco y Blanca no se cortan un pelo a la hora de pedir la bebida. En cambio, Valeria y Raúl, conscientes de que es miércoles, deciden pedir una Coca-Cola.
La noche transcurre bien; comparten risas, anécdotas… Aunque a Valeria le sigue sin hacer gracia que su mejor amiga salga con aquél chico. No le parece de fiar.
Cuando deciden irse, sobre las diez y media, Marco hace una proposición que sorprende a Valeria por completo.
-¿Qué os parece si salimos el viernes todos juntos?
-Vale, es una buena idea- responde Raúl
Blanca asiente con la cabeza preocupada por la reacción de su amiga cuando se enteró de lo de Marco.
-Bueno, pues mañana te llamo y hablamos, ¿vale?- dice Marco dirigiéndose a Raúl.
Este asiente y se despide con la mano de ambos. Valeria va a su lado. Camina pensativa.
-¿Qué te pasa?- pregunta Raúl a su novia pasándole la mano por el hombro.
-Que no me puedo hacer la idea de que… ese tío esté saliendo con mi amiga. No me da buena espina. No me parece de fiar.
-Y no lo es, sinceramente, no tiene muy buena fama con las mujeres
-¡Dios! Esta tía en donde se mete. Es para matarla…
-Déjala, en el mejor de los casos no se enamorará de él…
-Bueno… Oye, ¿me puedes dar su número de teléfono?
Raúl se queda perplejo con lo que acaba de oír.
-No me dejarás por el italiano ese, ¿no?
Valeria no puede evitar sonreír ante los celos del chico. Se dirige hacia él y lo besa. Lo besa con dulzura, pero con pasión. No tiene duda de ello, está enamorada.
-No estúpido. El sábado celebramos la fiesta de cumpleaños de Blanca, y lo queríamos invitar.
-Ah, que él va y yo no…
-Claro que vas cariño, pero a ti no hacía falta que te lo preguntara- contesta Valeria mientras se acerca para besarle.
-Si quieres hablo yo con él- Raúl piensa un minuto y se da cuenta de algo-¡Mierda! Yo no podré ir. Quedé con mis amigos para celebrar que acabábamos el instituto, es nuestro último día como estudiantes; el año que viene seremos universitarios
-Es una pena que no puedas ir, me apetecía que me acompañaras, pero bueno, entiendo que salgas con tus amigos. De todos modos… ¿Podrías hacerme el favor de llamar a Marco?
-Claro, yo lo llamo
Cuando se dan cuenta llegaron frente al coche de Raúl. Este le abre la puerta a Valeria para que se suba y ella se lo agradece con un beso. Raúl cierra la puerta y se dirige hacia el lado izquierdo del coche y se sienta en su asiento.
Durante el camino a casa de Valeria no hablan. Alguna sonrisa tímida se refleja en el rostro de ambos.
Al llegar a casa de Valeria ambos se bajan del coche y Raúl acompaña a Valeria hasta la puerta. Se queda mirando sus ojos con una sonrisa en la cara y finalmente dice:
-Me encantas
Valeria no puede evitar sonrojarse, pero su rojez le permite responderle a su novio con un beso. Un beso que vale más que cien “te quiero” y que cien “me encantas”.
De todos modos, cuando se separan, Valeria se lo aclara.
-Te quiero. Lo tengo claro, estoy enamorada de ti
Raúl sonríe y contesta.
-Llevo mucho tiempo enamorado de ti, esperando que tú correspondieras mi amor. Y… ¿Cómo te has dado cuenta de que estás enamorada de mi?
Valeria abre la puerta de su casa y justo antes de entrar le responde a Raúl.
-Siguiendo el camino del corazón. Lo he seguido y he llegado a ti. Según ese camino, tú eres mi destino.

Valeria cierra la puerta sin dejar a Raúl reaccionar. Este solo puede sonreír. Sonreír. Lo lleva haciendo toda la tarde. Es feliz. Cada vez más. Valeria es su felicidad. Él también ha seguido el camino de su corazón y le ha llevado a ella. Su destino.

6 comentarios:

  1. TU P*** PRIMA. NO ME DEJES ASÍ. MAS MAS MAS MAS QUIERO MAS (8) JAJAJA AI TIIA... Me encantó, de verdad, y yo tampoco me fió de ese Marco e.e Jo, quiero el 16 ya entiendes? YA YA YA
    Un beeso <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te quejes que tu llevas un mes sin subir capitulo!
      Me alegro de que te gustara :) ¿Por qué no te fías de él?
      ¡Si lo tiene todo! Italiano y potorro. ¿Qué más quieres? JAJAJA
      Otroo <3

      Eliminar
  2. AYYYYYY SABES QUE TE AMO? TE GUSTA MALDITA NEREA! AY CASI GRITO CUANDO LO LEI. NO ME FIO DE MARCO QUE LO SEPAS, Y JENNIFER ME IMAGINO LO QUE LE PASA. Y ASJFDLKAJSDGFAHSKLDFJASKLJHDFLAJSKLDFJLASKD DE LOS CAPITULOS MAS PERFECTOS, QUIERO UN CHICO COMO RAÚL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ME ENCANTA MALDITA NEREA!¿A ti también? Es normal, sus canciones son perfectas <3
      No es de fiar, pero está bueno, que es lo que le importa a Blanca... Lo de Jennifer, aunque ya os lo imaginéis, lo admitirá dentro de poco, a ver que pasa...

      Eres un amor, enserio, muchas gracias.

      Un abrazo y azucarillos <3

      Eliminar
    2. Siento contestar un pooco tarde, he estado liada jaja Pues siiii, tortuga no desde siempre pero si para siempre*-* Y bueno, Blanca es que sin faltar pero es un poco puta. Es decir, me cae bien pero si solo le importa eso pues... yo lo dejo caer directamente JAJA Y Jennifer... pobrecita, demasiado estres como para pasar eso:S

      Tu lo eres mas, doy gracias a S. de Verano Numero 16 por descubrirme este blog. No hay de que;)

      Un beso:3

      Eliminar
  3. Hola te he nomidado a el lovely blos award pasate por mi blog a verlo http://74-juegos-del-hambre-por-lena.blogspot.com/2013/07/lovely-blog-award.html
    besos

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.