jueves, 11 de abril de 2013

Capitulo 9

¡Hola a todos! Aquí os dejo el capitulo 9, ¿que pasará con Jacobo? ¿sobrevivirá? 
Espero que disfrutéis del capitulo, un beso muy grande.



Capitulo 9
Barcelona, nueve de la mañana.
El largo beso entre Julia y Miguel finaliza. Los dos se miran sonriendo.
Es indescriptible lo que siente Julia cada vez que está con Miguel. Nunca se había sentido así con ningún otro chico, pero ese día es distinto. ¿Por qué no deja de pensar en Yago?
Intenta olvidarse de él con otro largo beso que su novio acepta encantado. No puede. ¿Qué pasa?
El ruidoso timbre es el que salva a Julia de aquella situación que por primera vez le había llegado a resultar incómoda.
Un corto beso en los labios es el encargado de despedir a la pareja. Miguel le guiña un ojo mientras Julia se aleja esbozando una sonrisa forzada. Recorre el pasillo del instituto pensativa hasta que una de sus amigas la ataca por detrás. Sara.
-¡Deja de pensar en Miguel!- grita Sara
-¡No pensaba en Miguel!- replica Julia
-Seguro…
-Mira déjalo, es inútil
-Que borde estás hoy, ¿no?
-¿Borde yo? ¡Tú estás pesada!
Sara ríe y deja a Julia seguir su recorrido tranquila. Llega a clase y se sienta en la última fila; ya está preparada para el aburrimiento de la clase de matemáticas.
 En un hospital de Madrid, a la misma hora.
Valeria y Blanca llegan juntas al hospital, donde las hacen pasar con el resto de sus compañeros.
Valeria entra cabizbaja en la sala de espera, pero en cuanto sube un poco la cabeza se encuentra con la mirada fulminadora de Yago, lo que hace que la vuelva a bajar. ¿Es ese Yago? Nunca lo había visto tan cabreado, y menos con ella. ¿Sabrá el algo sobre lo que paso con Jacobo? Pero no le da tiempo a pensar más sobre el tema ya que el médico que ha atendido a Jacobo entra en la sala de espera. Los siete amigos se levantan bruscamente buscando una mirada, un gesto, una sonrisa de aquel médico que les dijera que Jacobo estaba bien; pero, sin embargo, no la encuentran.
-¿Familiares o amigos de Jacobo Silveira?- pregunta el médico sin ninguna expresión facial
-Nosotros- saltan los siete chicos a coro
-Solo pueden pasar dos personas
Los chicos se miran entre ellos, aunque desde un principio tenían claro que las personas que iban a pasar serían Valeria y Yago.
En el pasillo que conduce a la UVI. (Yago)
Yago no se puede creer que Valeria vaya a pasar con él. Desde luego ella no es la indicada para estar ahí, ella era la máxima responsable de lo que le sucedía o le podía suceder a su amigo.
A pesar de que parezca extraño los sentimientos de Yago hacia Valeria habían cambiado en cuestión de minutos, mejor dicho, en cuestión de horas. Aller se alegraba de que su amigo hubiera cortado con ella, pero ahora, no le importaría que Valeria siguiera con él. Qué extraño, cinco años enamorado de una chica y en cuestión de horas esa chica deja de ocupar el espacio que ocupaba en su corazón. ¿Quién lo ocupará ahora? Se le ocurre una respuesta, pero no quiere ni siquiera pensarlo; no se conocen en persona, solo ha hablado con ella un par de veces, pero es que desde la tarde anterior Julia había conquistado territorio anteriormente perteneciente a Valeria.
Pero no puede pensar ahora en eso. No sabe nada de su amigo, pero por la pinta que tiene aquello no es nada bueno lo que les van a decir.
Yago está incómodo al lado de Valeria. La mira de reojo, con una pizca de desprecio, pero tampoco quiere echarle a ella toda la culpa, quizá no la tenga, él no lo sabe, por el simple hecho de no haber llamado ayer a su amigo.
Los sentimientos de culpa le invaden de nuevo, pero en ese momento no tiene más tiempo para pensar. Han llegado a una pequeña consulta donde se encuentra una enfermera, el médico, Valeria y él. Toman asiento de forma que la única que queda de pie en la sala es la enfermera.
El médico comienza a hablar.
-¿No ha venido ningún adulto con vosotros?
-No…- responde él tímidamente
-¿Y sus padres?
-Están de viaje, no saben nada…
-Chicos, lo que le ocurrió a vuestro amigo no es ninguna tontería- comienza el doctor- se ha dado un fuerte golpe en la cabeza, el cual le ha provocado diversas fracturas en el cráneo
-¿Se pondrá bien?-pregunta Valeria ansiosa
-Lo dudo mucho –contesta el médico con una expresión triste- lo más probable es que se muera…
El silencio inunda la sala, nadie dice nada.
Yago se pone rojo, pero, al contrario, Valeria empieza a palidecer.
-¡Estarás contenta! ¿No?- grita Yago cabreado
No aguanta más y sale del hospital sin dirigirle la palabra ni la mirada a nadie.
(Valeria)
No logra aguantar más las lágrimas y comienza a llorar. Está pálida, atónita y lo peor, tiene miedo. Ella no es la única que se considera responsable de lo que le pasó a Jacobo, Yago también lo piensa. Está segura de que él sabe algo.
No puede parar de llorar, las lágrimas resbalan por sus blancas y suaves mejillas hasta caer sobre el cuello de su camiseta blanca. Al verla el médico intenta suavizar la situación sin ponerse demasiado sentimental.
-Se quedó en coma al llegar al hospital, pero antes de dormirse dijo algo que anotaron mis compañeros – el doctor hace un gesto a la enfermera y esta viene con un pequeño trozo de papel donde ponía: “decidle que la quiero, que me perdone por lo que le he hecho y que si me muero, decidle que ella siempre fue lo más importante en mi vida”
Al leer esto Valeria llora aun más y sale corriendo del hospital. La sala de espera estaba casi vacía, solo quedaban un par de ancianos y una joven de unos veinte años.
A la salida del hospital Valeria se encuentra a Blanca, que está ahí, otra vez, cuando la necesita.

9 comentarios:

  1. NOOOOOO POBRE JACOBO!!
    Estoy CASI llorando de la emoción.
    Como mates a Jacobo mato yo a Peeta, eh. Recuerda que si lo haces me vengare de una forma u otra.

    Que va, si yo te quiero mucho :3

    P. D. QUERIDA AYUDANTE DE MI BLOG, O SUBES ALGUNA ENTRADA PRONTO O TE SACO DE MIS AYUDANTES, DE ACUERDO.
    Un beso y un abrazo <3

    ResponderEliminar
  2. Verdad, pobre Jacobo... Pero tranquila mujer, que solo está en coma...
    Primero, no te atreves a matar a Peeta y segundo si haces alguna locura la que lo pagará serás tu, a todo esto, yo también te quieroo <3

    P.D. Te recuerdo que ya no soy la ayudante de tu blog porque por arte de magia, alguien me quito los permisos, ¿quién sería?

    Otro <3 Xoxoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¡QUE LO PAGARÉ YO!? Já, como si no me conocieras... Pst.
      Y yo tambien a ti, casi-MD.

      P. D. ¡¡ES CIERTO!! Mierda, ya me olvidaba... Bueno, si tú estás dispuesta a ser mi ayudante, te vuelvo a poner; decisión tuya.
      Otrooos <3

      Eliminar
    2. Claro que la que lo vas a sufrir serás tú, la gente se enfadará contigo por hacer cosas RARAS, no conmigo.

      P.D. Tonta.. Yo por mi vale :3

      Maaas <3

      Eliminar
  3. Oh... jo... estoy apunto de llorar:( No le mates por favor:(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llores... Bueno, a ver que pasa... Así te tengo engachada ;)

      Eliminar
  4. Hola, has sido nominado en nuestro blog http://paracaidasplateado.blogspot.com.es/2013/04/premio-hey-lo-publicamos.html

    ResponderEliminar
  5. Tu blog ha sido nominado a mis Premios J. Mason.
    Pásate y, ¡a votar!

    http://veranonumero16.blogspot.com.es/2013/04/nominaciones-de-los-premios-j-mason.html#more

    Un abrazo,
    Verano Número 16

    P. D. En cuanto acabe de poner comentarios en los blog sobre los Premios y tal, te pongo ya como ayudante :3

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.